¿Qué es la accesibilidad universal?

Mucho se ha hablado acerca de los problemas que tienen las personas con discapacidad motora de acuerdo a las limitaciones con respecto a las estructuras arquitectónicas de las calles, sitios de trabajos, medios de transportes y el hogar, pero aquí es donde entra el tema de accesibilidad universal que busca que todos puedan tener las mismas oportunidades sin importar las limitaciones,  donde la premisa es incluir y no excluir. 

¿Qué significa la Accesibilidad universal?

La accesibilidad universal es la condición mediante la que un entorno o ambiente es plenamente accesible a todas las personas, sin mirar si estos padecen de alguna discapacidad motora que dificulta su desplazamiento. En otras palabras, todos los entornos, bienes, productos y servicios deben poder ser utilizados por todas las personas de forma autónoma, segura y eficiente, garantizando que la persona discapacitada no deberá interrumpir sus actividades por problemas de accesibilidad.

Este término se ha ido actualizando a medida que avanza el tiempo, porque no solo la discapacidad motora es la que impide a las personas a desenvolverse en sus áreas laborales o del hogar, se incluyen también otras discapacidades como visuales, auditivas y mentales. 
Entonces, se busca hacer más accesible el entorno que rodea a todas las personas, la idea de  la accesibilidad universal abarca una serie de medidas que deben ser tenidas en cuenta a la hora de elaborar estrategias políticas y sociales. 

Accesibilidad universal

Historia de la accesibilidad universal

A mediados del siglo XIX la discapacidad no era considerada como digna de una intervención específica y de hecho prácticamente eran obviados e ignorados.
En el año 1974, en la “Reunión del Grupo de Expertos sobre el Diseño Libre de Barreras” celebrada en Nueva York, lograron establecer los primeros antecedentes acerca de la necesidad de la eliminación de barreras físicas que dificultan que las personas con discapacidad para que puedan  participar plenamente de la sociedad en igualdad de condiciones y en la que se establece la necesidad de especializar a arquitectos, ingenieros, urbanistas y paisajistas en el área de la ergonomía.
Es en esta época cuando empiezan a circular los primeros documentos sobre la formación de los profesionales para la eliminación de barreras físicas.

Para el año 1989 el arquitecto Ronald Mace hizo una valoración crítica de los conceptos de “Accesibilidad Física” y propone como etapa de evolución la del “Diseño Universal”.

Ya para los años noventa fue creciendo el interés por el concepto de Diseño Universal lo que hoy en día se refiere a accesibilidad universal, sobre todo en el área del diseño industrial, por lo que Ronald Mace prepara a un grupo de diseñadores y abogados para que crearan una serie de principios que resumieron esta filosofía del diseño.

Accesibilidad universal

En el año 2004, en la Junta Anual celebrada en Estocolmo, se aprobó la “Declaración de Estocolmo para el Diseño para Todos” en donde se afirmó que el “Diseño para Todos es un planteamiento holístico e innovador, que constituye un reto ético y creativo para todos los diseñadores, empresarios, administradores y dirigentes políticos”.

Cabe señalar que el concepto de Diseño Universal o Accesibilidad universal también fue influenciado en su origen por varios movimientos sociales que surgieron a finales de los años 60  como fueron el concepto de “normalización” de los países nórdicos, el movimiento pro-derechos civiles en EE.UU. y el movimiento de vida independiente. De estas tres corrientes surge la idea de que la discapacidad está muy determinada por la falta de adecuación de los entornos con los que se interactúa y que las barreras de todo tipo discriminan e impiden el disfrute de los derechos de todos los ciudadanos. 

Principios de la accesibilidad universal

Los siete principios del la Accesibilidad Universal y ofrecen una guía para integrar mejor las características que resuelven las necesidades de tantas personas como sea posible.

  1. Uso Equitativo: el diseño es útil y comerciable para personas con diversas capacidades.
  2. Flexibilidad en el uso: El diseño debe incorporar un amplio rango de preferencias individuales y capacidades.
  3. Uso simple e intuitivo: Fácil de entender, sin importar la experiencia del usuario, el nivel de conocimientos, las habilidades en el lenguaje o el nivel de concentración en el momento del uso.
  4. Información perceptible: El diseño debe comunicar la información necesaria con eficacia al usuario/a, sin importar las condiciones ambientales o las capacidades sensoriales del mismo.
  5. Tolerancia al error: El diseño debe minimizar los peligros y consecuencias adversas ante acciones accidentales o intencionadas. 
  6. Bajo esfuerzo físico: El diseño debe ser usado eficiente y cómodamente con el mínimo esfuerzo o fatiga.
  7. Tamaño y espacio para el acceso y el uso: Deben proporcionarse el tamaño y espacio apropiados para el acceso, el alcance, la manipulación y el uso sin importar el tamaño del cuerpo de la persona, la postura o la movilidad.

Centro de accesibilidad universal de la ONU

Accesibilidad universal

El Centro de Accesibilidad Universal de la Sede de las Naciones Unidas se encarga de facilitar, mediante sus servicios, la inclusión y la mayor participación de las personas con discapacidades en las reuniones de la Organización. El Centro fue inaugurado el 3 de diciembre de 2013 por el Secretario General, Sr. Ban Ki-moon.

El Centro se encuentra cerca de las salas de reuniones y está dotado de los últimos sistemas de la tecnología de la información y las comunicaciones en materia de asistencia a fin de prestar apoyo a las personas con discapacidades auditivas, visuales y físicas.

En este centro se encuentran lectores de pantalla, teclados de Braille y de otros tipos, reproductores portátiles DAISY, audífonos, auriculares de conducción ósea, ratones especiales, dispositivos portátiles para toma de notas en Braille, etc.

Ayudas accesibilidad a personas mayores de 65 años

LAS PERSONAS MAYORES Y LOS PROBLEMAS DE ACCESIBILIDAD

Casi la cuarta parte de los mayores de 65 años sufre problemas de accesibilidad (23,9%), especialmente en las calles de su pueblo, barrio o ciudad, en los accesos a sus viviendas y en los transportes públicos. Una de cada tres personas mayores con problemas de accesibilidad se ve impedida de realizar algún tipo de actividad (33,1%), principalmente cuando se trata de acceder a lugares con escaleras que carecen de rampa y ascensor.

La gran mayoría de personas mayores que tienen problemas de acceso a su vivienda (82,7%) consideran necesarias obras en su edificio, las obras más urgentes tienen que ver con la adaptación de la entrada mediante rampas, pasamanos así como un sistema de elevación que ofrezca las mejores soluciones para la eliminación de barreras arquitectónicas que se encuentren en casa, por eso Seprisma es una compañía especializada que ofrece sus servicios en el sector de adaptación, instalación, reparación y mantenimiento de elevadores y salvaescaleras que ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas con movilidad reducida.

Dos de cada tres personas mayores desconoce si existen ayudas que para la adecuación de su vivienda (64,2%) y el 35,1% opinan que el ayuntamiento de su municipio no se preocupa por hacer accesible su ciudad.

Una de cada cuatro personas mayores de 65 años (23,9%) declaran tener problemas de accesibilidad, estos problemas se producen sobre todo al transitar por las calles de sus pueblos o ciudades y en los accesos a sus viviendas.

El 76,1% de las personas mayores entrevistadas afirman no tener ningún problema de accesibilidad al transitar por diferentes espacios de las localidades donde residen, sin embargo el otro 23,9% sí cita uno varios lugares en los cuales tienen problemas de accesibilidad

De los espacios señalados con problemas de accesibilidad los dos más mencionados son las calles de los municipios (8,8%) y los accesos a las viviendas (8,5%). Pero también en los transportes públicos surgen problemas de acceso para un 7,2% de personas mayores y dentro de la vivienda para un 5,4%. Los problemas de accesibilidad en edificios públicos y en parques o plazas son citados por el 4,8% y 4,3% de personas mayores respectivamente. Estos porcentajes son similares entre los principales segmentos de población, no observándose
diferencias significativas entre ellos.

El 33,1% de las personas mayores de 65 años que tienen problemas de accesibilidad afirman que esto les impide realizar algún tipo de actividad.

De todas las personas mayores que declaran tener problemas de accesibilidad, uno de cada tres(33,1%) afirma que como consecuencia de esos problemas se ve impedido de realizar algún tipo de actividad. Los otros dos (66,9%) aseguran que esas dificultades no les impiden la realización de actividades. Tomando el total de quienes afirman que no pueden realizar actividades por dificultades de accesibilidad, la mitad de ellos afirman que la actividad que les impide hacer es acceder a lugares con escaleras, sin rampa ni ascensor (49,3%), otras de las actividades más mencionadas son realizar la compra (29,4%) y la limpieza doméstica (28,8%),mientras que el 10,7% menciona la utilización del transporte público.

La mayoría de personas mayores cuyos problemas de acceso son específicos de su vivienda creen que son necesarias obras en su vivienda, destacando la instalación y adaptación de ascensores.

El 82,7% de las personas mayores que tienen problemas de acceso en su vivienda afirman que son necesarias las obras en su edificio, el 17,3%restante declaran que no.Más de la mitad de quienes consideran necesarias las obras mencionan la instalación de ascensores o su adaptación (53,1%) siendo este el tipo de obras más demandado. El 32,4% reclama la adaptación de la entrada mediante rampas, pasamanos, etc. el 23,2% adaptar los cuartos de baño y el 6,9%mejorar o instalar la instalación de calefacción o de refrigeración. Tan sólo el 1,1% se refieren a la mejora de la iluminación.

Únicamente una de cada tres personas mayores afirma que conoce la existencia de ayudas que puede solicitar para la adecuación de su vivienda

El 35,9% de las personas mayores de 65 baños conocen la existencia de ayudas que pueden solicitar para adecuar su vivienda a sus necesidades, mientras que representan el 64,2%restante quienes afirman no conocer la existencia de esas ayudas.Si atendemos a los diferentes segmentos de población no se observan diferencias significativas entre ninguno de los estratos analizados excepto entre los que definen los ingresos de los hogares. Así, entre quienes tienen los ingresos más reducidos de hasta 750 € al mes el porcentaje de quienes conocen la existencia de ayudas (22,3%) es significativamente inferior al registrado entre quienes ingresan más de 1.250 € al mes (51,6%) y entre el conjunto de la población (35,9%).

Poco más de la mitad de las personas mayores piensa que su ayuntamiento se preocupa por hacer accesible su ciudad mientras que una tercera parte piensa que no se preocupa.

No deja de resultar paradójico que entre quienes más la necesitan es entre quienes menos conocen las ayudas para la adecuación de la vivienda.

El 53,2% de las personas mayores de 65 años sustentan la opinión de que el ayuntamiento de donde residen se preocupa por hacer accesible su ciudad, mientras que representan un 35,1% quienes opinan lo contrario, que el ayuntamiento no se preocupa.

Atendiendo a los diferentes segmentos de población la única diferencia reseñable de forma significativa se produce en función del tamaño de hábitat, concretamente entre los residentes en las dos ciudades más grandes de España: Madrid y Barcelona, entre los cuales quienes consideran que el ayuntamiento no se preocupa por hacer accesible su ciudad representan a más de la mitad de las personas mayores (54,8%), porcentaje significativamente superior al registrado en el conjunto (35,1%) y sobre todo entre los municipios rurales (29,4%) y las pequeñas ciudades (33,3%)

Preguntas

¿Tiene problemas de accesibilidad al transitar
por cada uno de los siguientes espacios?

Las calles de su pueblo, barrio o ciudad.

  • Los parques o plazas de su pueblo, barrio o
    ciudad.
  • Los edificios públicos como hospitales o
    centros de salud, oficinas…
  • Los transportes públicos.
  • El acceso a su vivienda.
  • Dentro de su vivienda.
  • Otras.
  • Ninguno

¿Piensa que son necesarias obras en su edificio
o vivienda para adaptarla a sus necesidades
derivadas de la edad?

  • No

¿Y qué obras considera más urgentes para adaptarla?

Adaptación de la entrada, rampas,
pasamanos.

  • Instalar ascensores.
  • Adaptar cuartos de baño.
  • Mejorar o instalar calefacción/refrigeración.
  • Mejorar iluminación.
  • Otras.

Como consecuencia de las dificultades de accesibilidad debidas a su edad ¿se ve impedido de realizar algún tipo de actividad?

  • Sí (especificar)
  • No

Dígame por favor si sabe si existen ayudas que pueda solicitar para la adecuación de su vivienda.

  • No

Ayudas del ministerio de fomento 2018-20121

Para ciertas obras de conservación y accesibilidad toda la información aquí la subvención va del 40% al 75% de la inversión total para mayores de 65 Años